¿Será legal el juego online en España? Había compromiso por parte del Gobierno para que así fuera en esta legislatura, pero son las autonomías las que le están ganando la partida.

Poco a poco se va desvelando el panorama legal para el juego por internet en España, a pesar de que el Gobierno central no parece demasiado interesado en el asunto, no se sabe si por desidia o por los intereses propios y ajenos que hay en juego.

Ha sido la Junta de Castilla y León la que ha tomado la iniciativa de la regulación del juego por internet en España, ya que ha elaborado un borrador, que también menciona el juego por teléfono y televisión, que podría acabar aprobándose a finales de 2009 o a principios de 2010, y que se convertiría en una ley pionera en España y en la Unión Europea, donde sólo Malta y el Reino Unido tienen leyes sobre este asunto.

Los objetivos fundamentales de este borrador se centran en garantizar la protección de los usuarios y de las empresas, que curiosamente deberán radicar su sede social en la región. Si todas las comunidades autónomas terminan legislando de igual manera, los operadores del juego online tendrán que tener sucursales en cada comunidad autónoma en la que quieran operar.

La normativa  contempla aspectos de protección para las empresas de juego de modo que puedan efectuar su actividad de forma segura, así como medidas de protección de cara a los usuarios, entre las que destacan las siguientes:

  • obligatoriedad de la mayoría de edad para participar en este tipo de juegos
  • establecimiento de parámetros mínimos de calidad en la información que se presta a la hora de jugar, por ejemplo, la identificación de la empresa
  • inclusión de "advertencias sanitarias", por ejemplo advertencias de que el uso abusivo del juego puede provocar ludopatía.
  • la posibilidad de que la persona determine, al inicio del juego, una cantidad máxima que puede gastar en el juego

Adicionalmente, y sin lugar a dudas, detrás de esta normativa están las cuantiosas ventajas económicas resultantes del cobro de impuestos que soportan las actividades relacionadas con el juego online, de las que países como Inglaterra o Malta, en la Unión Europa, llevan aprovechandose dese hace años.