Que en España se juega no es sorpresa para nadie, pero conocer datos estadísticos gracias al estudio "Los españoles y el juego: barómetro", presentado a primeros de julio durante un curso de verano de la Universidad Complutense, hace que nuestro país se sitúe como polo de atracción del mercado del juego.

Leemos en el diario ADN que más de un 60 por ciento de los españoles dedican cada semana al menos tres euros a juegos de azar, y casi la mitad de la población, un 45,1 por ciento, destina entre 3 y 10 euros semanales, mientras que un 12,4 por ciento destina entre 11 y 30 euros y un 2,9 por ciento más de 30. Según Jesús Calvo, director de Codere, la empresa que ha realizado el estudio, las posibilidades de consumo son "altas", ya que el juego "está en la mente de todos los españoles".

En el lado contrario, un 36,9 por ciento de los españoles gastan menos de 3 euros cada siete días y un 2,1 por ciento afirma que no dedica nada de dinero a juegos de azar.

Los juegos más conocidos son los de titularidad estatal. Un 74,2 por ciento de los encuestados recordó la existencia de la Primitiva, que es la modalidad de juego más conocida, seguida de la ONCE (un 63,9 por ciento), la Lotería Nacional (63,2 por ciento), la Quiniela (58,4 por ciento), la Bonoloto (55,5 por ciento) y el sorteo de Euromillones (33,8 por ciento).

En cuanto a los hábitos de consumo, un 76,8 por ciento de los encuestados participa en juegos de azar en puntos de venta cercanos a su domicilio o trabajo, mientras que un 15,5 por ciento lo hace en un puntos que se encuentran "de paso". Por lo tanto no hay una "búsqueda deliberada" de los juegos de azar, sino que las claves del consumo son el "factor accesibilidad" y el "factor impulso".

Entre los elementos negativos que los españoles perciben en los juegos a través de internet, el estudio destaca la inseguridad y la desconfianza. "Hoy por hoy es el único freno a su desarrollo. Mientras persista esta percepción, no se producirá el volcado", indicó Calvo.

Inseguridad y desconfianza, según ese estudio, son los principales elementos para que los usuarios de otros juegos de azar no se adentren en el mundo del juego en línea. Nosotros os proponemos la mejor terapia para combatirlos: información veraz y completa.

La desconfianza puede estar ligada a la posibilidad de que el dinero que ingreses o ganes no puedas recuperarlo, pero en nuestro artículo sobre la credibilidad y la solvencia de las casas de apuestas os ofrecemos argumentos para desmitificar esta idea.

Respecto al problema de la inseguridad, suponemos que se refiere a la hora de ingresar o cobrar. Entendemos que existan reticencias a mover dinero por internet, pero es preciso conocer las formas de pago que hay a disposición de los usuarios para saber cómo hacer desaparecer esta inseguridad.