Aprende, practica y juega en real (8 de 8)

Estás leyendo el último de los ocho artículos de la serie 'Aprende, practica y juega en real', pensado para iniciarte en el mundo de las apuestas deportivas.

Lo primero, registrarse

Tras elegir casa de apuestas, el siguiente paso a realizar es registrarse en ella. Para hacerlo, te aconsejamos buscar los enlaces donde te ofrezcan el bono de bienvenida para no tener que reclamarlos posteriormente por correo o por otros medios.

Al darte de alta deberás proporcionar datos personales. Introduce datos verídicos pues puede que en el futuro, cuando vayas a retirar tus ganancias, te soliciten algún documento que pruebe que eres quien dice ser. Si te preocupa proporcionar esta información debes saber que en los años que nuestros editores llevan trabajando con todas las casas de apuestas propuestas nunca han detectado una cesión de los mismos a terceros y tan sólo bwin envía una o dos cartas al año para ofrecerte bonos y no a todos los clientes.

Un consejo que te damos es que si durante el alta tienes que proporcionar la típica pregunta privada con respuesta personalizada, que utilices una que recuerdes bien pues te la harán más adelante para algunas operaciones, como la retirada de dinero, y su olvido dificultaría que se tramiten de forma ágil.

Y no olvides que la mayoría de las casas de apuestas te dan un regalo de bienvenida consistente en dinero para apostar, lo cual te permitirá empezar a jugar sin que te cueste o costándote francamente poco dinero. Con sólo 10 euros puedes probar una de las experiencias más emocionantes al alcance de los amantes del deporte. Algún día, quizá os oigáis decirle a algún conocido: "Ya no me interesa ver en televisión un evento en el que no he apostado".

Después, ingresar dinero

Una vez introducidos los datos personales te mostrarán la posibilidad de hacer un ingreso, y para empezar a apostar, primero hay que abonar una cantidad de dinero, la que tú quieras. Eso no quiere decir que te vayan a cobrar por empezar a apostar, esa cantidad pasa a formar parte de tu cuenta, como si de una cuenta bancaria se tratara. Cada vez que apuestes, la cantidad jugada quedará temporalmente retenida y si fallas tu pronóstico la perderás, pero si lo aciertas la recuperarás con creces en función de lo difícil que fuera acertar el pronóstico realizado. Las casas de apuestas no cobran por apostar, salvo las de intercambio, unas casas de apuestas que tienen un funcionamiento diferente a las clásicas y que si deseas conocer te la explicamos en otro artículo, pero por ahora te aconsejamos que empieces por las clásicas.

Si tienes dudas sobre las formas que ofrecen las distintas casas para ingresar dinero, consulta nuestro artículo sobre formas de pago.

Ya puedes apostar

Si aún tienes dudas sobre cómo apostar, lo mejor es que revises la guía del principiante que todas las casas ofrecen, para que sepas cómo apostar con ellos. Tras esto ya puedes empezar a disfrutar del mundo de las apuestas deportivas. Mucha suerte.

Artículos de la serie 'Aprende, Practica y Juega en real'

Para que tu inicio en el mundo de las apuestas deportivas sea sin sobresaltos, hemos organizado un conjunto de artículos en etapas.  Siguiéndolas y leyendo los artículos que te interesen de cada una de ellas, conseguirás empezar a apostar con una base suficiente como para mejorar tus beneficios en este inicio. Suerte.

Pasa a la primera etapa: Aprende.
Pasa a la segunda etapa: Practica.
Estás en la tercera etapa (Juega). Otros artículos de esta etapa: