1. Date de alta en varias casas de apuestas y antes de apostar, compara las cuotas en varias de ellas, eligiendo evidentemente la que sea mejor.
  2. Aprovecha todos los bonos que te ofrezcan pero no elijas una casa de apuestas sólo por su bono. Y nunca olvides leer con detalle las condiciones asociadas a los bonos, a veces son prácticamente imposibles de conseguir.
  3. Mantente informado de los deportes sobre los que apuestas. Las lesiones, sanciones, ambiente del equipo, etc., son factores importantísimos a la hora de pronosticar una cosa u otra.
  4. La cuota es lo más importante, nunca se debe apostar a un evento con cuota inferior a la que se estima que es la apropiada. De nada vale arriesgarse al 1 en un Barça-Alcoyano con una cuota 1,10 si se estima que con la situación en torno al partido (falta de motivación, tras el partido de ida todo esta decidido, etc.) la cuota debería ser 1,30. Por el contrario hay equipos que pueden ganar a cualquiera y las cuotas contra los grandes suelen ser elevadas. Por ejemplo en un Atlético-Almería, el X2 puede tener una cuota de 2,70 muy razonable para las posibilidades reales del encuentro. En resumen, el objetivo del apostante no es confiar en el resultado, si no comparar la estimación de la cuota que él estime con la ofrecida por la casa de apuestas, y apostar si el resultado de esta comparación es favorable para el apostante.
  5. Define una estrategia de caja (apostar porcentajes de lo que tengas en caja, dedicando mayores cantidades a apuestas de riesgo bajo y menores a las de riesgo alto), un stop-loss (límite de pérdidas, que una vez superado debería llevarte a plantarte durante una temporada, es decir, permanecer sin apostar, reflexionando sobre lo que te llevó a esa situación) y una política de recogida de beneficios (si superas cierta rentabilidad, recoges beneficios y vuelves a la cantidad en caja original). Y cúmplela a rajatabla.
  6. Ten mucho cuidado con las apuestas de cuota baja y resultado presumiblemente seguro, ya que suelen invertirse cantidades altas de dinero para que las ganancias sean significativas y nuestra experiencia dice que se pierden entre el 20% y el 30% de las veces, y recuperar esa cantidad perdida es muy difícil. Nuestra experiencia nos dice que es más rentable apostar menores cantidades a cuotas más altas, ya que las pérdidas se compensan mejor con las ganancias.
  7. Piénsate mucho las combinadas a más de 3 eventos, casi siempre se falla alguno de los pronósticos.
  8. No apuestes demasiado a tus equipos o jugadores favoritos, sueles ver siempre el vaso medio lleno y te puede llevar a arriesgar innecesariamente o a no ver el peligro allí donde lo haya.
  9. Cada competición es un mundo y un mismo evento en dos competiciones diferentes (liga y copa por ejemplo) puede tener resultados diametralmente opuestos. Aunque la comparación sea exagerada, no es lo mismo un Italia-Francia amistoso que ese mismo partido como final del Campeonato Mundial de fútbol.
  10. Registra todos la información de tus apuestas realizadas y analízala cada cierto tiempo, puedes descubrir en esa información deportes en los que aciertas más, o rangos de cuotas en los que tienes una rentabilidad muy baja, etc. Con esto conseguirás mejorar resultados.
Si crees que estos consejos te pueden ayudar a ganar dinero y aún no te has dado de alta en ninguna casa de apuestas, antes de empezar a ponerlos en práctica te recomendamos que leas nuestra serie de artículos Mi primera apuesta. Aprenderás, practicarás y acertarás en tu inicio en el mundo de las apuestas deportivas.